¿Por qué es bueno entrenar en la playa?

Escrito por Club Deportivo Cañorrera el . Publicado en Blog

Los entrenamientos en arena de playa reducen el impacto en las articulaciones, favorecen los ejercicios propioceptivos, además de fortalecer la musculatura.

Nada se deja al azar cuando se trata de los entrenamientos de deportistas de élite. Y si hay que recuperar al máximo el cuerpo, se trabaja sin cesar. Pero la sorpresa saltaba hace unos días cuando se le veía entrenar en arena. Y te contamos por qué es tan beneficioso.

Los beneficios de entrenar en arena de playa
El desgaste del cartílago se puede producir por muchos motivos, pero el exceso de ejercicio es una de las causas. Es una lesión dolorosa, que requiere tiempo, reposo y mucha recuperación.

La condromalacia degenerativa del cartílago produce inflamación, pisas mal al tener dolor, te puede causar lesión en la cadera contraria, como tendinitis. Al subir o bajas escaleras es posible que acabes haciéndolo escalón a escalón para dar tiempo y espacio a la lesión, para no causar más desgaste.

Este tipo de lesiones necesitan nulo impacto, para evitar que la rótula sea la encargada de ir limando lo poquito que quede de cartílago. De ahí la importancia de fortalecer cuádriceps para evitar que la rodilla sufra, y que la forma física no se pierda trabajando en una superficie cómoda, como la arena de playa.

Al hacerlo, la musculatura se fortalece, las piernas son las encargadas de forzarse para mantenerse en equilibrio y aumentar la masa muscular perdida tras el reposo necesario que conlleva asociada esta lesión.

El peligro de las infiltraciones en este tipo de lesión es que maquillan el dolor, pero no el desgaste que se produce en el cartílago. Otra de las terapias que está recibiendo el jugador francés es una terapia de factores de crecimiento a través de plaquetas de la sangre del propio jugador. Lo más necesario en estos momentos es reposo, y fortalecimiento del resto de la musculatura más cercana, para que la rodilla reciba el mínimo impacto. Tal vez Umtiti deba probar también la oxigenoterapia, para llevar lo más rápido posible colágeno y elastina a la rodilla izquierda.

Artículo original : LAURA MARTIN SANJUAN

La importancia de una buena táctica en el fútbol

Escrito por Club Deportivo Cañorrera el . Publicado en Blog

El fútbol cada vez es más táctico, y por ello, las estrategias cada vez adquieren más importancia.

La igualdad es máxima, sobre todo en los partidos de élite, y a menudo los partidos se resuelven por pequeños detalles tácticos que pueden condicionar el resultado de un partido. Un balón parado, un cambio de esquema, un cambio de jugadores o de su posición en el campo, etc. Todo puede influir en un resultado de un partido de élite que a menudo es muy igualado.

Los entrenadores, protagonistas

Se dice habitualmente que los entrenadores son los culpables de las derrotas, y los jugadores de las victorias. Pero nada más lejos de la realidad, los entrenadores tienen gran parte de culpa tanto de los éxitos como de los fracasos. Ellos deciden dónde colocar a cada jugador, cómo plantear el partido, y lo más importante, adaptarse al rival.

Los mejores entrenadores son aquellos que saben interpretar cada partido antes de jugador, y adaptarse al rival. Pero no sólo eso, sino que también deben ser conscientes de qué plantilla tienen, ya que no todos los jugadores pueden ser válidos para tu estilo de juego o su esquema. Sin duda, es una labor muy compleja que requiere mucha preparación y muchas ideas.

Un entrenador, al igual que puede perder partidos con sus decisiones, también puede ganarlos. Cuántas veces se ha visto como un jugador que sale desde el banquillo revoluciona un partido, aprovechando los espacios, la debilidad el rival, o una circunstancia determinada (lesión/tarjeta roja de un defensa, etc.). Estos tipos de circunstancias son muy aprovechadas también por los apostadores para sus apuestas en bet365 y sus partidos en directo.

Por el contrario, se observa como habitualmente fracasan ese tipo de entrenadores que insisten en plasmar sus ideas y su estilo en una plantilla que no está confeccionada para ello, así como elegir los jugadores inadecuados para cada posición, o cambiar el esquema o estilo de juego en función del rival. Como decimos, el mejor entrenador sabe adaptarse al rival, a las circunstancias del juego, y a sus jugadores

El balón parado, importancia capital hoy en día

 

Si hay un tipo de estrategia que tiene una importancia capital hoy en día, es el balón parado. El mejor ejemplo fue el Atlético de Madrid del Cholo Simeone, que ganó una Liga anotando una elevadísima cantidad de goles a balón parado gracias a la estrategia, y siendo férreo defensivamente en ese tipo de acciones.
El balón parado se trata de un tipo de estrategia que consiste únicamente en el entreno. Se ensaya, tanto en ataque como en defensa. Lo más importante es tener un buen lanzador, buenos cabeceadores, y un buen entrenador que sepa tácticas de este tipo de jugadas. Sin duda son un tipo de acciones que pueden decidir partidos o desatascar aquellos que estaban condenados al empate o a la derrota. Se trata de jugadas muy difíciles de defender y de las cuales muchos equipos se aprovechan, sobre todo si hablamos de equipos débiles con poca calidad en el campo, pero con mucho poderío en este tipo de estrategias.

La figura del padre del futbolista, por Pablo López

Escrito por Club Deportivo Cañorrera el . Publicado en Blog

Cuando estamos entrenando o dirigiendo en fútbol base, tenemos que manejar muchos condicionantes internos y externos.

 
Nuestro trabajo consiste en planificar correctamente los entrenamientos, realizar sesiones diferentes, sesiones dinámicas, donde el jugador en su tiempo de entrenamiento aprenda y a su vez disfrute de este deporte.
 
Nuestra idea tiene que estar muy próxima a la formación de personas y de jugadores, dándole mucha importancia a la educación y compromiso con el grupo. Este deporte es colectivo, por lo tanto todos se necesitan dentro del grupo. Son todos iguales de importantes en el equipo. Cada uno con sus características individuales, que les hará destacar en una faceta o en otra, pero siempre  para el buen funcionamiento del equipo.
 
Cuando suelen aparecer los problemas, cuando aparece la figura equivocada del PADRE. He conocido padres de jugadores extraordinarios cuya ilusión era la de apoyar a su hijo en la idea de hacer deporte, y acompañarle en su actividad. Dándole cariño, apoyo y siempre reforzando las decisiones del entrenador. Pudiendo estar de acuerdo o no, pero nunca generándole un conflicto al niño hacia la figura de su entrenador.
 
Son felices viendo a su hijo desde fuera, y apoyando al grupo en su totalidad. Sin dar en exceso importancia al papel protagonista de su hijo, y si valorando el disfrute del jugador dentro de su deporte. Pero también he conocido padres muy diferentes, padres obsesionados con sus hijos. Obsesionados con todo lo relacionado con el equipo de su hijo.
 
Padres que han llegado a controlar los minutos que jugaba su hijo para luego comentárselo al entrenador haciéndole ver que no trataba igual a su hijo que a los demás. Padres que presionaban a el entrenador de su hijo para que le pusiera en la posición que él creía oportuna. Padres que criticaban a otros compañeros del equipo de su hijo para infravalorar el nivel de los componentes del grupo. Padres que criticaban la labor del entrenador a otros padres de jugadores del equipo para crear malestar en las decisiones del entrenador ya que su hijo no jugaba lo que él creía.
 
Padres que desde la banda de un terreno de juego le daban indicaciones a su hijo, estando este más pendiente de su padre que del entrenador. Padres que le comentaban a su hijo que no hicieran caso a su entrenador porque ellos saben más que sus técnicos. Padres que cuando su hijo no juega, lo que él cree que tiene que jugar, en un equipo deciden ir urgentemente a hablar con el responsable del club a pedir explicaciones.
 
Padres que ven a su hijo un camino “obligado” a ser jugador profesional y hacen lo posible para ello, equivocándose en la gran parte de decisiones…. Padres que lo único que consiguen es que su hijo según van pasando los años, cada vez tenga menos ilusión por jugar al fútbol. Niños que empezaron tremendamente ilusionados por hacer un deporte y compartir con otros las ganas de aprender a ser futbolistas…pierden esa ilusión por la FRUSTRACION de su padre a no respetar su espacio y destrozarles sus sueños.
 

Pablo López  @pablolopez111 entrenadorespl.blogspot.com.es.

Entrenar con intensidad

Escrito por Club Deportivo Cañorrera el . Publicado en Blog

La sesión finaliza y el entrenador parece contrariado con el trabajo realizado por sus jugadores, especialmente por la falta de intensidad mostrada. Él ha estado toda la sesión corrigiendo, gritando, dando instrucciones y considera que su implicación ha sido máxima y no puede entender la actitud de estos durante el entrenamiento.

A continuación analizaremos algunos aspectos que quizás olvidó realizar durante la sesión y que pueden ayudar a conseguir aquello que esperaba de ellos.

EL BALÓN

Debemos considerar este el elemento clave que nos permitirá conseguir todo lo que necesitemos de nuestros jugadores. La utilización del esférico durante las sesiones debe ser una obligación para el entrenador, y ayudará a que los futbolistas disfruten y a su vez sean felices en el terreno de juego. A continuación, algunas de las opciones del entrenador para mantener la intensidad durante el entrenamiento :

  • El cuerpo técnico tiene la obligación de tener gran cantidad de balones a su alrededor preparados durante los ejercicios. De esta forma los jugadores no tendrán tiempo de descansar cuando una pelota se les escape y conseguiremos mantenerlos al máximo de sus pulsaciones.
  • Otra opción que podemos utilizar es la de introducir un nuevo balón cada 20-30’’, provocando de esta forma que los jugadores deban pelear cada cierto tiempo por la posesión del nuevo esférico que el entrenador pondrá en el juego, al mismo tiempo que estaremos trabajando la concentración y su capacidad de reacción.
  • Deberemos evitar crear actividades en las que haya una gran cantidad de jugadores parados. Si reducimos el numero de participantes conseguiremos que estos trabajen a mayor ritmo y puedan a su vez interactuar más con el balón. Para el entrenador será más complicado corregir errores al tener gran cantidad de jugadores trabajando al mismo tiempo, pero será positivo para los futbolistas.
  • Por último, podemos aumentar el número de balones con los que nuestros jugadores están trabajando permitiéndonos éstos incrementar la intensidad del ejercicio, al mismo tiempo que la comunicación y la concentración se convertirán en protagonistas.
EJERCICIOS COMPETITIVOS

La competición debe estar presente durante todos los entrenamientos, ya que será un elemento clave para conseguir la mejora de nuestros jugadores. Debemos lanzarles retos que ellos deberán ir cumpliendo. De esta manera estaremos consiguiendo que los futbolistas sean conscientes de su capacidad para mejorar.

 

Realizar habilidad con el balón al inicio del entrenamiento puede ser aburrido, pero si marcamos unos objetivos y controlamos que los jugadores los consigan nos aseguramos que un ejercicio simple que les permite entrar en contacto con el balón los prepare mentalmente para el exigente trabajo que vendrá a continuación.

Llegamos a la parte principal de la sesión donde podemos realizar un ejercicio de tiro a portería donde dos grupos compitan, partidos de 1 vs 1 donde la derrota o la victoria sean penalizadas o premiadas, un juego de posesión donde se deban contar el número de pases o bien un juego real en el que el objetivo sea ganar.

Introducir penalizaciones, que los jugadores conocerán al iniciarse el ejercicio, no debe ser interpretado como un castigo, ya que pueden ayudarnos a aumentar la implicación del grupo. Debemos hacerlo con naturalidad ya que los futbolistas deben ser conscientes que en este juego se puede ganar, empatar o perder, acostumbrándoles a convivir con el éxito y el fracaso.

Las penalizaciones deberán adaptarse a la edad del grupo con el que estemos trabajando, siendo innecesario e incorrecto aplicar trabajos físicos en categorías formativas. Una decisión incorrecta por parte del entrenador también puede ayudar a aumentar la intensidad; un error en la señalización de una falta o un fuera de banda provocará un aumento de pulsaciones de los protagonistas que se verá reflejada sobre el terreno de juego. Pese a ello, es una opción de la cual no debemos abusar ya que puede generar tensiones que en ocasiones son difíciles de controlar.

DURACIÓN

Si el objetivo es que los jugadores entrenen a una alta intensidad debemos ser muy cuidadosos con la duración de la sesión. Dependiendo de la capacidad física que queramos trabajar utilizaremos un espacio o un tiempo predeterminado, pero debemos ser inteligentes para ver el comportamiento de nuestros jugadores ante las tareas que les planteamos, creándose situaciones en las que ajustaremos los tiempos establecidos anteriormente.

Los jugadores aprovecharán las pausas para hidratarse y el entrenador para realizar las correcciones que crea oportunas, no interrumpiendo la tarea para corregir a sus futbolistas. Los descansos son innegociables y deben estar estipulados previamente al inicio de la sesión.

La razón es simple, la hidratación y recuperación de los jugadores es vital para a ayudarles a realizar correctamente las actividades que deberán hacer a continuación. Independientemente del horario de la sesión y de las condiciones climáticas que nos acompañen, es recomendable hacer pausas para ingerir líquidos cada 20 minutos.

Una sesión larga no es la solución para obtener mejores resultados e incluso no ayudará en absoluto a nuestra plantilla, por lo que será preferible un entrenamiento corto, donde la calidad esté por delante de la cantidad.

CONOCER A LOS JUGADORES

Será responsabilidad del entrenador saber en qué condiciones se encuentran los jugadores, por lo que no debemos olvidar preguntar a la llegada de los futbolistas sobre sus sensaciones ante la sesión que dará inicio en unos minutos y con qué actitud la afrontarán.

Otro aspecto a tener en cuenta es que no podemos pretender que la intensidad de los jugadores sea del 100% durante toda la semana ya que se va acumulando cansancio y llegarían al partido en malas condiciones. Deberemos adaptar las cargas e intensidades durante la sesiones para que nuestros pupilos lleguen en la mejor situación posible al encuentro.

Conocer la situación personal de cada jugador de nuestra plantilla es importante, ya que en ocasiones puede afectar a su rendimiento. En el fútbol formativo debemos tener claro que trabajamos con chavales que en ocasiones, por diversas razones (exámenes, crecimiento, problemas familiares, fatiga, etc.), pueden no encontrarse en las mejores condiciones mentales y físicas para entrenar. Es nuestra responsabilidad estar al corriente de ello.

Que mis jugadores sean felices es el objetivo principal cuando planifico una sesión; entrenar y que, a su vez, se diviertan mientras lo hacen es para mí una obligación ya que permitirá obtener un rendimiento mayor de todos ellos, siendo importante ser consciente de que el entrenador trabajará para el jugador y no a la inversa. ¿Estamos de acuerdo?

Enrique Durán es Director Técnico de fútbol base de los Mamelodi Sundowns de Sudáfrica. Anteriormente fue Coordinador de la FCB Escola.

Todos deberían jugar de portero por un día

Escrito por Club Deportivo Cañorrera el . Publicado en Blog

Jugar de portero, aunque sea una sola vez en la vida, es una de esas experiencias que todo ser humano debería probar al menos una vez en la vida

Jugar de portero, aunque sea una sola vez en la vida, es una de esas experiencias que todo ser humano debería afrontarJugar de portero, aunque sea una sola vez en la vida, es una de esas experiencias que todo ser humano debería afrontar antes de que la muerte señale el final del tiempo reglamentario con sus formas autoritarias y su negro riguroso, como los árbitros de antaño. Uno puede haber escalado el Everest, buceado en la Gran Barrera de Coral, arreglado un motor de cuatro tiempos o planchado sus propias camisas. Puede practicar yoga y capoeira, bailar tango, comer con palillos y conocer varios idiomas, incluso haber experimentado la emoción infinita de acariciar a un hijo recién nacido o besar apasionadamente a una prima lejana pero, hasta que no se enfunda los guantes por primera vez y siente sobre su espalda el peso del larguero, la soledad inmensa de la portería y la responsabilidad absoluta del último hombre en pie, uno no sabe de qué pasta está realmente hecho.

(Fuente original del artículo aquí <EL PAIS>)

Foto de los porteros de todas las categorias en nuestro equipo. Enhorabuena a todos por vuestro gran trabajo y dedicación!

Jamás olvidaré aquella tarde en que llegué al Campo Municipal de Poio con la mochila en la mano, la cabeza alta y la firme intención de estrenarme, por fin, como el gran goleador que tan solo yo sabía que era. Todo determinación y coraje, me enfundé la camiseta con el nueve a la espalda, me subí las medias y comenzaba con la típica serie de ejercicios de estiramiento cuando, en apenas un segundo, el vestuario se llenó de miembros del Cuerpo Nacional de Policía y nuestro portero fue arrestado por un presunto delito de tráfico de drogas. Con el suplente de baja tras haberse fracturado dos dedos con una maza la semana anterior, mientras colocaba azulejo, el entrenador se dirigió a mí con gesto apesadumbrado y buenas palabras -al menos en un primer momento- para comunicarme la fatal decisión: sería el portero del equipo hasta nueva orden.

Aquel día recibí 15 goles, uno de penalti, y también un par de lecciones que no olvidaré el resto de mi vida. La primera, que los delanteros rivales no son gente de fiar, lo mismo que los defensas propios. La segunda, que para ser portero se necesitan capacidades que yo no poseo: agilidad, valor, temple y un desprecio casi temerario por la integridad propia y el aprecio de los demás. En todo esto pensaba el domingo pasado, mientras el mundo se lanzaba a degüello contra el pobre Marc André Ter Stegen por, apenas, regalar un par de goles y sepultar las posibilidades de remontada en Balaídos.

El alemán es un portero peculiar, de eso no cabe duda. Un perfecto desconocido cuando Andoni Zubizarreta anunció su contratación, de él se nos contó que su mayor virtud era su excelente manejo de ambos pies y desde entonces no ha hecho otra cosa Ter Stegen que tomarnos la palabra y asombrarnos con su despliegue. Salvo pifias puntuales, se ha demostrado un baluarte en las artes propias de un portero, (parar balones), así como en la exigencias propias del estilo Cruyff, (saber jugarlos). Criticarlo resulta sencillo, lo sé, sobre todo para aquellos que nunca se han atado los cordones con guantes y creen haberlo hecho todo en la vida. Al fin y al cabo, para qué están los cuñados.

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

Calendario de Entrenamientos

Este es el horario de entrenamientos de nuestros equipos. Si quieres que tu hijo o hija participe con nosotros, solo tienes que acercarte 10 minutos antes de la hora para hablar con el entrenador. Con motivo del COVID-19 solo se permite acceder al campo de entrenamientos a jugadores con ficha en vigo.

Haz clic sobre la imagen para ampliarla.